martes, 16 de junio de 2015

Cierre (al menos temporal)

Con esta breve misiva anuncio que cierro temporalmente el blog para dedicarme a escribir un ensayo inspirado precisamente en una sección de éste. Quiero agradecer a todos los que me han apoyado y leído durante estos 8 años, pero hay que dar un paso a un lado y apartarse del camino para perseguir nuevos proyectos.

En este único post serio de este blogger os quiero acabar revelando el gran secreto de este blog: las pulgas trapezoidales no eran idea mía. Lo leí en un artículo sobre un empresario teatral que hacía carteles muy extraños.

To be continued...

miércoles, 22 de abril de 2015

Me hago viejo: me han estafado 5 euretes y el orgullo por intenné...

Bueno, volvamos a las andadas tras dos meses y medio con un mensaje a todos los jailbreakers appleleros, en mi debut en esta categoría.

Hoy he caído por pura desesperación en una estafa vieja: la del producto falso vendido como auténtico, en este caso un jailbreak. Hoy he estado muy disperso todo el día y no he pensado en que LOS JAILBREAKS SIEMPRE SON GRATIS A MENOS DE QUE LOS ENCARGUES A UN ESPECIALISTA. Un "veterano" del jailbreak desde hace casi una década ha caído en lo más fácil (en fin, si vas de piratuelo, corres el riesgo de que el karma te pille alguna vez).

En fin, Pilarín, para que nadie caiga, he decidido ponerlo en pocas palabras: Si queréis hacer un downgrade a vuestro iPad o iPhone debéis recordar que no existe manera alguna de hacer un jailbreak co el firmware 8.2 de Apple. Existen unos llamados semi-jailbreaks, muy bien montados, que os venden lo contrario: un jailbreak limitado que os lo deja todo preparada para la próxima actualización. Pero es falso. Lo único que hacen es:


  1. Poneros un perfil externo no deseable en el iPad. Si os han hecho esto, borradlo de inmediato.
  2. Echaros un par de aplicaciones, entre ellas una que os pide una donación para poder desbloquear del Cydia, programa de uso común. Afortunadamente, yo solo he "donado" 4,80 €, que es el precio de un par de revistas normales de quiosco. No parece que la cosa tenga más consecuencia: es un timo con spam poca monta, no un phishing, pero seguiremos informando.

Este artículo se irá editando conforme avance el caso este. No creo que vaya más allá, pero necesitaba un tema para un post y se me ha dado uno bastante bueno, por desgracia.

martes, 17 de febrero de 2015

Coleccionando cine: Sin novedad en el frente (1931)

Ya hablé de esta película y de la novela original en un post de hace unos meses . Pero esta vez tratamos de la copia doméstica que me vino en un paquete de cuatro películas en bluray que contenía además de esta Espartaco, El crepúsculo de los dioses, El golpe y Matar a un ruiseñor. De algún modo, es la sorpresa del paquete: todos los aficionados al cine sabemos la de honores que recibió, pero poco nos prepara para la crudeza y violencia explícita para su tiempo que contiene. Fue la primera película que acercó a los espectadores al infierno de la guerra y también es un recordatorio del daño que hizo el Código Hays al séptimo arte. 





Dotada de una impresionante calidad de imagen para una película de ese tiempo (lo que me hace rabiar cuando pienso las ganas que tengo de que salgan las de los Marx en formato HD), contiene algo que resulta cuanto menos curioso: dos versiones distintas de la película. Parece mentira que se hayan conservado ambas: tenemos la sonora y la muda, que se rodaron poniendo una cámara al lado de otra. La versión muda contiene una banda sonora orquestal hecha expresamente para los cines con posibles pero que no tuvieran sonido (luego, se interpretaba en directo, nada de pianolas: orquesta completa), de la cual carece la sonora (eran los albores del sonoro, y era muy complicado sincronizar música y sonido, por lo que se sacaban las películas sin música de fondo).

Por otro lado hay un interesante comentario del veteranísimo crítico y presentador Robert Osborne, que suele ser aún hoy día el presentador habitual en el canal Turner Classic Movies.  

Una gran película con un remasterizado bastante decente, vale mucho la pena de ver. 

sábado, 14 de febrero de 2015

Fantasías pixeladas de ayer y hoy: La 2600 en juego; Episodio Especial: Atari, los 9 primeros

Antes de continuar con los juegos de Atari como compañía he querido aquí mencionar algunos de los primeros juegos que salieron para la máquina, concretamente los primeros 9. Eran bastante sencillos, y quizá lo más destacable de ellos es que algunos fueron programados por nombres que llegarían a ser legendarios en la industria del videojuego.

Air-Sea Battle: El juego que venía de regalo en la versión oficial marca blanca de la VCS: la Sears Tele-Games. Lo realizó Larry Kaplan, uno de los fundadores de Activision. Una variedad de juegos de puntería: disparamos a avioncitos, barquichuelos, globos o patetes, solos o en compañía. Es de justicia decir que es mejor en compañía, aunque a mí personalmente no me resulta nada aburrido teniendo en cuenta la época en que se realizó.

Pero como he tenido que jugar solo, el vídeo os mostrará lo manta que llego a ser. Soy el rojo: me he centrado en disparar a los globos aerostáticos, que no dan puntos, mientras la máquina demuestra el valor añadido de lo que se llamaría "autofire".


  video


Basic Math: El típico juego aburrido de matemáticas sin valor añadido alguno y hecho sin esfuerzo que en esos tiempos lanzaban las compañías para cubrirse las espaldas y mostrar que las consolas podían ser educativas (que pueden, pero si no se hacen las cosas bien...). Hacer un juego educativo es muy complejo, y necesita elementos que llamen la atención además de lograr que el jugador aprenda. Un Cuaderno Rubio virtual no sirve para nada.

Además, está ya mal pensado desde el momento de plantear las operaciones aritméticas: Cualquier persona a quien las matemáticas no se le dan especialmente bien (es el caso, en efecto, no me voy a esconder) se ve obligada a hacer las multiplicaciones y divisiones de dos cifras con lápiz y papel para no tener que liarse; como se ha hecho toda la vida. De veras: inventarse operaciones aleatorias uno mismo y realizarlas resulta más divertido y desafiante que esto. Nada. Esto no tiene tabla de salvación alguna. Uno de los peores juegos del catálogo VCS: mucho peor que ET, desde luego. Mal pensado (por favor: la magra memoria de VCS no daba para este tipo de juegos), mal hecho y con 0 valor educativo.

Lo mantengo: Si os gustan las mates hay miles de libros (El juego de la lógica de Lewis Carroll es un clásico) y webs de matemática recreativa con auténticos retos. E incluso algunos videojuegos...


video



Blackjack: De Bob Whitehead, otro de los fundadores de Activision. Es un simple juego de blackjack que quedó superado bien pronto frente a un más avanzado juego de Intellivision sobre el mismo. De todas maneras, es lo que había, aunque poco más o menos es tan inútil como el juego anterior... Pero si nos viciamos al Solitario de Windows en su día, es que algo tienen estos juegos de cartas virtuales. Al menos la experiencia de juego resulta bastante más gratificante que Basic Math: Jugarse unos duretes virtuales algo tiene que tener... Ahora, el "tapete" rosa tiene delito. Mucho delito.

Es complicado jugar en el MESS con el ratón, pero en esta partida he tenido una suerte loca: ¡Dos blackjacks seguidos!

video



Combat: El juego que venía de regalo con la consola, lo cual lo ha hecho icónico. Dos jugadores disputan un duelo armado... Fue realizado por los programadores Joe DeCuir (fiel ayudante de Jay Miner, con el que diseñó la VCS y el Amiga, además de ser por su cuenta uno de los padres de la tecnología USB) y Larry Wagner (programador, inventor y experto ajedrecista). Las batallas tienen lugar en tierra y aire, en tanque o en avión (biplano y jet), a campo abierto o en un laberinto. Es un juegazo cuyo único defecto es no poder jugar solo.

Al ser un juego exclusivamente de dos jugadores he optado por usar un vídeo externo, ya que carezco de los medios para emular dos diales.





Indy 500: Juego de carreras para uno o dos jugadores que contiene diversos circuitos. Se jugaba con el dial-volante. De Ed Riddle y Carla Meninsky (una polifacética programadora que ahora trabaja como abogada especialista en propiedad intelectual. ¿Será por como trataba Kassar al personal de Atari?). Hay un total de 7 circuitos (uno de ellos helado, con los problemas que eso comporta a los jugadores) para elegir, para uno o dos jugadores. Hay modo carrera, contrarreloj y demolition derby.

En el vídeo os muestro someramente cómo son los circuitos y corro una contrarreloj, aunque parezca un demolition derby. Aún no le tengo pillado el truco a jugar con el ratón.

video


Star Ship: De Bob Whitehead. Mi favorito entre estos juegos primitivos aunque no suele ser muy popular entre los entendidos: un shoot'em up en primera persona donde simplemente nos dedicamos a reventar o esquivar a todo lo que se mueva. Idea sencilla, gráficos sencillos, juego muy entretenido y asequible donde nos anotamos puntos al acertar y nos los quitan al ser alcanzados.

video



Street Racer: De Larry Kaplan. Influyente juego de carreras donde conducimos un poco probable bólido de fórmula 3 por una carretera recta infinita, adelantando a todo el que se nos cruce por el camino.

Tremendamente variado, está limitado, como veréis en el vídeo, por su presentación de juego para más de un jugador, aunque en las instrucciones rece que es de 1 a 4 (el modo a un jugador es simplemente jugar a pantalla partida sin adversario, como cuando hacíamos carreras en Sonic 2 y 3 solo por el gusto de hacerlas). Para conocer sus principales modos he preferido usar este vídeo que ilustra el juego por encima en lugar de una partida mía. Además, con música de Kraftwerk. Cómo no me va a gustar...



Fuente: Retro Smack




Surround: De Alan Miller, tercer fundador de Activision en esta lista. El clásico juego de la serpiente: muévete todo lo que puedas por la pantalla, pero no choques contra nada, ni contra el propio rastro que vas dejando. Lo hemos jugado casi todos hasta la saciedad. Incluso recuerdo cunado debuté con este tipo de juego en el Wiz n' Liz de Psygnosis.


video




Video Olympics: De Ed Riddle. En realidad no son más que diversas (cincuenta en total) variaciones de Pong que pretenden parecerse a varios deportes, como entonces se veía en casi todas las consolas dedicadas. Muy entretenido pese al exceso promocional.

Al ser un juego más pensado para dos que para uno y vista la extraña configuración que a veces tienen las consolas antiguas - donde a veces el segundo mando era el "dominante" - de cara a jugar con emuladores, he decidido tirar de una fuente externa. Lástima, porque se deja jugar muy bien con el ratón. Así, pues os dejo [de pie] con el maestro Mark Bussler (cuyo estilo de hacer reseñas es una de mis principales inspiraciones, junto al personal de Todosega) considerado el decano de las reseñas videojueguiles en streaming, y su veterano y casi siempre amable show Classic Game Room.






-----------------------------------------------------------------------------------------------

EXTRA: Ya que no sabía donde ponerlo y he sacado al indivíduo, os dejo, para los curiosos, un reportaje de Bussler sobre los cartuchos de Atari y sus distintos diseños. Con la aparición especial de su partenaire Stella, la perra maravillosa (Stella the Wonderdog).



Con esto cerramos este aparte y el siguiente episodio seguirá con la segunda parte y cierre de mi elección de juegos de Atari como desarrolladora para su propia máquina. Otros tratarán de algunas de las compañías que nos han presentado en el vídeo (Episodios previstos: Activision, Imagic, Parker, Mattel, Coleco, Apollo, Xonox, Starpath, Mystique (esta grotesca compañía merece episodio a parte), las Extranjeras y Otras).

martes, 3 de febrero de 2015

Coleccionando pelis: Metrópolis, de Fritz Lang (1927 y 1984)

Desde que me pasé del coleccionismo de manga al de cine que a penas hago reseñas: ni de cómics de ningún tipo, ni de libros, ni de videojuegos actuales, ni de juegos de mesa. Eso hace que pierda literalmente cientos de posts en potencia. Y no me gusta: a veces echo de menos lo random que llegaba a ser este blog en tiempos pretéritos. Así que más vale ponerse las pilas y hacer algo. Empecemos por esto: el coleccionismo de pelis.

--------------------------------------------------------------

Desde que tenía 12 o 13 años quedé fascinado por una imagen que vi en uno de esos libros de Dorling-Kindersley . Un androide femenino troquelado sobre el fondo vacío, andando. Y leo: "El robot de Metrópolis de Fritz Lang, 1927". Mi mente quedó atrapada en esa foto en blanco y negro. Era de una película de hacía casi 60 años, y sin embargo se veía tan moderna... Empecé a hojear libros de cine y mi alucine fue en aumento cuando vi esa ciudad futurista incluso para esos tiempos. No sé si aquí empezó mi amor por el cine fantástico y al curiosidad por las viejas películas, pero cuando al fin pude ver un par de secuencias de la versión de 1984 en el instituto me dije que quería verla.

Ya no recuerdo cuándo la vi finalmente, pero el hecho es que me gustó lo suficiente como para ponerme una chapa del robot María en la mochila y reparar hace cosa de un año y medio que en una  tienda de segunda mano tenían a precio decente una copia de la versión de 1984. Vista ésta, decidí hacerme con la versión más completa, la que se descubrió en Argentina hace unos 5 años, pero el único lugar donde la encontré a un precio decente fue en Amazon UK. Así que me compré la versión inglesa.


La sobrecubierta refleja uno de los estupendos posters franceses que realizó Boris Bilinsky, con un magistral uso de volúmenes geométricos.

La peli la conocéis ya si sois locos del cine: una trama medio romántica medio social escrita bastante torpemente por la futura simpatizante nazi Thea Von Harbou. Muchos críticos dicen que es la obra maestra con peor guion de la historia. Fue el marido de Von Harbou, el judío y antinazi Fritz Lang el que la hizo mastodóntica (aunque eso de que fue la película más cara... En ningún momento). Creando con su equipo - el cámara Karl Freund, padre de la estética del cine de terror clásico en la Universal; los diseños comiqueros de Erich Kettelhut; los pioneros FX de Eugen Schüfftan... - Lang convirtió una mierdecilla de guion fachoso en algo épico, una experiencia visual mágica de tres horas que engancha de mala manera.

La versión británica es de un solo disco, con una excelente calidad de imagen y la épica banda sonora de Gottfried Huppertz (que solo se oyó en el estreno original, donde tocó una orquesta completa en directo) interpretada por una orquesta actual en calidad digital, y, como extra con unos comentarios muy válidos hechos en directo durante una proyección por un par de especialistas bastante cachondos (se oye al público partiéndose la caja). Uno de ellos la llama sin reservas "el mejor ñordo jamás producido". Además, viene con un librito con ilustraciones y algunos datos de lo más interesantes, entre ellos una crítica de una gacetilla madrileña de la época a cargo de Luis Buñuel, donde cantaba los logros técnicos de la peli y criticaba duramente su guion. Dicen de esta crítica que nadie supo entender y definir la película en la época con la exactitud con que lo hizo el director baturro.

En el apartado de extras, contiene un documental sobre la recuperación del material perdido en un lugar tan insólito para encontrar material de la UFA como es Argentina.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Metrópolis quedó en estado de semiolvido para el público general con todas las copias originales destruidas por los nazis y quedando solo copias americanas recortadas y de baja calidad hasta principios de los 80, cuando el músico germano-italiano Giorgio Moroder empezó una búsqueda por todo el mundo en busca de nuevo metraje para resucitar la película, que amaba desde que era adolscente. Por esos tiempos, películas como la saga Star Wars o Blade Runner dejaban clara la influencia de la titánica producción de Lang en jóvenes cineastas.

Moroder recobró bastantes minutos de metraje inédito, los cuales fueron montados, coloreados en sepia y colores brillantes y puestos con una marchosa banda sonora del propio Moroder. El resultado fue un enorme videoclip con canciones de Freddie Mercury, Adam Ant, Bonnie Tyler, Pat Benetar o Jon Anderson (de la banda Yes). El producto fue criticado en su tiempo, pero el hecho es que fue un éxito considerable, un placer culpable para no pocos críticos y hoy día se considera el resorte que llevó en serio a buscar versiones más completas.



La verdad es que me encanta la música que tanta gente odia. Es un documento fidedigno de la llamada Era MTV del rock y el pop, tanto a nivel musical como, y, os puede sorprender esta afirmación, estético (¿cómo una peli de 1927 puede ser una orgía ochentera? Es para verlo). La reparación del material es correcta; no soy bueno con el tama de la imagen y las relaciones de aspecto, pero conserva el formato original y los colores saturados que le dan a esta versión el aire ochentero parece que salten de la pantalla sin necesidad de gafas 3-D.

Contiene un par de documentales, uno moderno y otro de 1984, donde podemos ver cómo Moroder recuperó la película para el gran público.

¿La película en si? Pues lo dicho: el guion es una trama folletinesca al uso con ínfulas sociales que resulta en un manifiesto proto-nazi y populista, pero dirigido e interpretado con tal gusto y amor al arte - especialmente por Brigitte Helm, que solo tenía 18 años y que perdió varios kilos por su emperramiento en hacer el doble papel de María y el robot que la imita (y, sí, me refiero a que se metió dentro de esa armadura de más arriba) y el épico Rudolph Klein-Rogge, molde de todos los "mad doctors" peliculeros - que Fritz Lang tapó para bien las carencias de los guiones de su señora esposa, como hizo con Los Nibelungos, y demostró, de nuevo, que se podía hacer cine épico fuera de los límites de Hollywood (me preguntaréis algunos que si no me acuerdo de Cabiria, pero son casos distintos: los separan casi tres lustros y Hollywood ya se había asentado por entonces como Meca del Cine).

Es una película cuya estética bebe del art decó y la escuela Bauhaus, y que casi 90 años después de su realización ha influenciado a personajes que van desde George Lucas a Lady Gaga, a parte de impulsar definitivamente a uno de los mejores cineastas de la primera mitad del S.XX y uno deo los primeros reconciliadores entre el espectáculo y la maestría como era Fritz Lang.

Y con esto acabamos por hoy.





miércoles, 21 de enero de 2015

Crónicas del CEFPIFST: Desde la URSS con pavor, Acto 20

Ahora que se había desecho de la basura, era hora de empezar a replantearse el plan de fuga. Se quedó callado: replantearse el plan de fuga. ¿Cómo, si solo había uno? 3D no conocía Eslovenia, y ponerse en contacto con la Oficina del CEFPIFST en Belgrado era imposible... Ese B y su emperramiento de que de los teléfonos celulares esos no tienen futuro... Saras dejó de divagar y volvió a su reflexión. Ni había más que una solución: meterse en la boca del lobo y dejarse caer en la trampa. Ya se vería.
Lo primero era valorar los daños. Su maletín estaba algo abollado y sucio pero aún servía, aunque ya no tenía nada que detonar: se acabó ese puñetero claclaclic. El rifle desmontable estaba en condiciones y le quedaba alguna bala para la Desert Eagle en los tubos Recogió del suelo unos cuantos Golden Eagles que habían quedado tirados y se los puso en el bolsillo. El resto seguían bien metidos en sus cintos. Estaban todos, por suerte. Zel observó también que en el forcejeo final, a Blitzkreig le había caído el reloj. Vio que no estaba roto y que el mecanismo para el cable funcionaba. Le iría bien como arma. Sobre la litera estaba la pistola de su enemigo. La guardaría para que Amy se defendiera. Al fin y al cabo, era una buena luchadora, pero iba desarmada. Tembién encontró el plano de Del Guidice: puestos a caer en la trampa, lo harían bien. El botín era excelente: en su desesperación al ver su plan fracasando, Blitzkreig había perdido su sangre fría y lucido su notable falta de intelecto. Si Amy y él, procedían con cuidado, ahora era ORTEGA la que debía echarse a temblar.

Dejó a Amy durmiendo y salió al pasillo. Un montón de gente asomada a las puertas de sus departamentos las cerró inmediatamente al ver salir al que estaba armando tanto follón hacía unos minutos. Se dirigió hacia el bar, justo después del vagón restaurante. Pidió un trago largo de bourbon sin nada y se lo bebió de sopetón. Le hizo sentir mucho mejor. Miró el plano de Del Guidice: el falso personal del CEFPIFST los esperaba en el dichoso Gornje Ležeče ese. Primero era cuestión de preguntar al barman, un corso con una cara de seco que tiraba de espaldas:

- Oiga, excuse me, si vous plait...
- Cumu?
- ¿No sabrá cuánto falta para llegar Gornje Ležeče?
- Ié.
- ¿Como dos horas, quizá?
- Nò.
- ¿Menos?
- Ié.
- Cómo... ¿Una hora?
- Nò
- ¿Media?
- Nò
- ¿Diez minutos?
- Nò
- *gulp* ¿Cinco?
- Ié

Zel dejó un Golden Eagle en la barra y se fue corriendo sin escuchar la gratitud del barman:

- Oh, a ringraziavvi: U me batellu hè carcu d'anguili! Un piacé d'incutravvi!

---------------------------------------------------------------------------------

Un rebaño de vacas aburridas esperaban en la vía. La lider del grupo, Lucera, estaba en medio de todo, esperando la llegada inminente de anamorfosis crónicas. Sí, amigos, el cerebro de una vaca es algo inescrutable para nosotros.

Lucera no entendía por qué a ella y sus compañeras las habían dejado en medio de la vía, y aún menos por qué esos que habían venido en la camioneta se habían cargado al pastor y escondido su coche. La tardanza de las anamorfosis crónicas la llevaba a preocuparse de estos temas triviales para una vaca.

De lejos, oyeron el pitido de un tren, pero Lucera se mantenía en su lugar. ¿Vendrían las anamorfosis crónicas en ese convoy?

-----------------------------------------------------------------------------------

- ... Sssssí, Zel, amoz míos. Ti kiero y ti adoro y ti compro un loros.

3D la emprendió a palmaditas en la cara de Amy.

- Despierta, Amy, por el amor de Dios. Hay que largarse de este tren.
- Nnnnnn... ¿Zafarse de quién?... Si no lo sabes ni tú, ¿de quién hay que zafarssssse?.
- Te voy a llevar aunque sea arrastrando.
- No, no me arrestes: iremos yuntossss...

Y volvió a dormirse. No había más remedio que llevársela en brazos. Oyó el tren pitando. El obstáculo estaba cerca. La marcha aminoraba. Y el Orient Express paró. La gente estaba pendiente de lo que pasaba fuera, así que Zel no tuvo problema para acceder a una puerta lateral y saltar fuera.

----------------------------------------------------------------------------------

Lucera y sus compañeras no iban a moverse por mucho que las empujaran el que había matado al pastor y el maquinista. Mientras mostraban su indiferencia, las vacas observaron a un tipo de aspecto curioso con una chica en brazos ir corriendo hacia la furgoneta. Dejar a la chica en la furgoneta entre las malas hierbas leche no les pareció muy delicado. Y las anamorfosis crónicas sin venir.

-----------------------------------------------------------------------------------

Zelgadis corrió hacia la cabina y sacó la Desert Eagle. El conductor se vio sorprendido. Intentó echar mano de algo en la guantera, pero Zel la reventó de un tiro. Era una navaja enorme.

- Vuelve a intentarlo, operativo de ORTEGA, y esta irá a la cabeza.

El tipo no tenía elección. Esperaba a otro tipo. Uno que no tenía que amenazarlo y que no iba a llamarlo despectivamente por su profesión

- Empieza a conducir. Y no te pases corriendo, que llevamos carga delicada.

No fue necesario que lo dijera dos veces: el tipo arrancó y pronto estuvo fuera de vista. Mientras tanto, el otro esbirro de ORTEGA era víctima de una ventosidad de Lucera y fallecía al instante. También es mala suerte, pero es lo que tiene ser un simple asalariado del malo y salir en esta serie de agentes superheroicos.

--------------------------------------------------------------

Algún lugar rural en Eslovenia, una hora después.

- ... Y entonces el tal Pippen me puso la mano encima y forcé el 3+1. Y así es como logré forzar la prorroga contra EE.UU...

Zel le contaba su vida al conductor, que detestaba el baloncesto. El viaje estaba marcado por los baches, pero por lo demás iba bien y seguramente llegarían pronto a Italia. Amy seguía durmiendo en la yerba y todo estaba tranquilo. Por ello, la detonación, aunque fue 15 metros, fue un sustazo para los ocupantes... Al menos para Saras, que había dejado ir su arma y Amy, porque provechando la confusión, el esbirro de ORTEGA salió corriendo. Entonces 3D reparó en que de lejos venían dos blindados Bantam de última generación, con metralleta montada y, suponía, un mortero. El tipo de ORTEGA gritaba a lo lejos:

- ¡Salvadme!¡El enemigo me está torturando contándome el Mundial Juvenil de Baloncesto de Caracas, 1984!

Una ráfaga de ametralladora lo calló, aunque un superviviente de los hechos capturado juró que antes de trspasar le había oído musitar:

- Gracias, amigos míos.

¡Los dos blindados se dirigían derechos a la furgoneta!¿Qué hacer? Amy, despierta al fin, se había lanzado bajo el vehículo, pero por desgracia Zel no le había procurado aún el arma de Blitzkreig. Sin saber qué habría hecho Amy, Zel agarró su maletín y salió por su lado. Había reparado en unas rocas que le creaban un bonito parapeto. Como había quedado a la vista, corrió tanto como pudo y tuvo que lanzarse y rodar cuando otro fuego de mortero explotó cerca de él. Solo tenía segundos. Abrió el maletín y empezó a montar su rifle. Aún le quedaba una bala de cuando habían matado a Vitoshev en la recámara. El fuego de metralla empezó a impactar en las rocas, pero no podía parar ahora. Piedrecillas caían sobre su cabeza. Estaban cerca. Podía oír los motores. Fue acabar y poner el ojo en la mirilla, mirando a su lado izquierdom cuando vio una rueda. El dedo le reaccionó mecánicamente. Disparó.


Se oyó la detonación del arma y una pequeña explosión, el sonido de unos frenos, un *plump* y el sonido de metal y vidrio rompíendose. El tiempo pareció pararse y entonces hubo una tremenda explosión. Zel salió despedido por la onda expansiva y sintió algo húmedo y algo puntigudo que se rompía bajo su brazo. De no haber tenido una piel más dura que lo normal, se lo habría clavado. Reaccionó rápido. Se encontraba en un charco de aceite con cristales. Era el Bantam al que había disparado casi sin querer. Estaba volcado, y sus ocupantes, heridos e inconscientes en el suelo. La metralleta montada en la parte de atrás estaba inutilizada. Miró al otro lado. Corriendo por su propia inercia, una rueda ardiendo se perdía en el horizonte. Algo más atrás estaba la carcasa de lo que había sido otro Bantam, rodeada de trozos calcinados de lo que habían sido seres humanos: era evidente. No podía ser y sin embargo era. Ningún agente del CEFPIFST podía tener tanta chamba, pero Amy lo vio todo y se lo corroboró: el coche que corría a su derecha iba a preparar fuego de mortero otra vez, pero justo entonces 3D acababa de montar su rifle y éste casi se disparó solo. Le dió a una rueda de atrás justo cuando el Bantam torcía. Con la velocidad a la que iba el vehículo, sumada a que justo entonces el artillero disparaba, dando inercia adicional a la que ya llevaba, el coche blindado volcó, y el mortero siguió una trayectoria elíptica más ascentente de lo esperado, yendo a dar con el Bantam del lado derecho, cuyo artillero estaba recargando la ametralladora tras la ráfaga que alcanzó a la parte de arriba de las rocas. La explosión fue un surtidor de fuego, fumarolas, metal, cristal y vísceras. 


- ¿De veras? Yo que me esperaba una lucha épica... ¡Qué decepción!¿Qué dirán los lectores de este blog?
- Oye Saras, tras dos meses rompiéndose la cabeza, el hombre se ha rendido. Las cosas son como son. Por cierto: no sé de qué hombre estoy hablando. Y de paso, ¿qué es un blog?
- Pues ahora que lo dices... Bueno, basta de monsergas. Tenemos que irnos de aquí. Por algún motivo tengo ganas de coger a uno de estos dos que están KO como rehén, creo que protagonizará el inicio del siguiente episodio y... ¿Qué coño estoy diciendo?






jueves, 8 de enero de 2015

Fantasías pixeladas de ayer y hoy: La 2600 en juego; Episodio 1: Atari, parte 1

Es una compañía americana, insisto
Como buena First Party, Atari tenía a los mejores programadores de la época, un equipo creativo impresionante (las portadas de los cartuchos hacían que los jugadores pensaran en grandes aventuras y épicos duelos con la máquina), licencias para parar un carro - sus propias recreativas, títulos de Namco o Taito, pelis, productos, personajes famosos... Al final acabarían siendo demasiadas - y dinero, mucho dinero. Sufrió un importante revés y bajón cuando algunos de sus mejores nombres fundaron Activision e Imagic hartos de la mano de acero del CEO Ray Kassar, pero se siguieron sacando buenos juegos hasta una fecha tan próxima como 1990.

Tras unos inicios un tanto titubeantes, se sacaron juegos que con el tiempo se han convertido en clásicos e incluso en exitosas franquicias que aún hoy día reciben nuevas entregas. He seleccionado unos cuantos juegos de mi agrado y/o históricos (algunos para mal) para los veáis. Veréis que la inmensa mayoría son conversiones de recreativas: era la especialidad de la casa.

Aviso: Los vídeos han sido tomados de mis partidas con el emulador MESS (el MESSi de los emuladores, jeje... Se me ven demasiado los colores). 
No he jugado nunca con una 2600, por lo que mi opinión personal puede no corresponderse con la de un jugador auténtico por motivos obvios. Esta sección tiene vocación didáctica y de entretenimiento por encima de todo y no pretende en modo alguno ser un referente de primera mano.

Adventure (1979):



video


Este juego, de apariencia cutre incluso en su momento, rompió moldes, al ser el primer [pseudo-]RPG no basado en texto que se programó. Fue obra de un díscolo programador de Atari, Warren Robinett, y su objetivo no puede ser más sencillo: devolver un cáliz al castillo donde hemos empezado la partida. Para ello debemos combinar diversos elementos (espada, túnel, llaves, imán, cáliz...) y evitar a los dragones-pato y a los murciélagos chorizos mientras exploramos las mazmorras de diversos castillos vecinos. Fue uno de los títulos más vendidos para la consola. Incluso es de dominio público la influencia de "Adventure" en la creación de "The Legend of  Zelda" por parte de Shigeru Miyamoto, refinando el concepto y glorificándolo. En el vídeo podéis ver el nivel más sencillo, que como muestra ya nos sirve.

He dicho que Robinett era díscolo. Y es que además creó para este juego el concepto general de truco (en la modalidad ahora conocida como "huevo de pascua", es decir, un extra escondido en el juego): como Ray Kassar no permitía que los programadores se acreditaran, Robinett, fan de los Beatles y de los supuestos mensajes escondidos en sus canciones, escondió su nombre en una habitación secreta a la que solo se podía acceder siguiendo una ruta concreta. Sin esperar que nadie lograría encontrarla, un chaval de 15 años le envió una carta diciendo que la había encontrado. Suerte que por entonces estaba en otra compañía...

Battlezone (1983):




video


El arcade original de la misma Atari era un sofisticado y complicado juego basado en vectores que actualmente es casi injugable si no se tiene un hardware adecuado (un joystick dual. Vale, sí, actualmente casi todos los mandos tienen joysticks duales, pero de momento no me voy a gastar pelas. Igual un día pruebo con un Dual Shock, quién sabe). La conversión a consola, de los programadores Mike Feinstein y Brad Rice, es mucho menos compleja y menos atractiva visualmente, pero lo compensaron con unos gráficos extremadamente coloridos y un control sencillo como pocos. Es un shooter en primera persona donde disparamos a los tanques enemigos orientándonos con el radar, así de fácil. Eran otros tiempos.

Es importante decir que la versión que llegó aquí (PAL) era una porquería, con colores planos y apagados, probablemente, y cito literalmente de la web AtariProtos: "por una conversión hecha aprisa".


Berzerk (1982):




video


La versión arcade de este GRANDÍSIMO juego de la compañía Stern, de Chicago, provocó posiblemente la primera alarma social de la historia del videojuego cuando dos chavales de 19 y 18 años fallecieron de agotamiento tras sendas partidas épicas. El más joven de los dos, el Sr. Burkowski, se metió dos veces en la lista de top-10 de su salón recreativo local en solo 15 minutos, para que os hagáis idea del esfuerzo físico y mental que hizo. La polémica duró poco, ya que enseguida se impuso la cordura y se dijo que la culpa era de los dos jugadores por viciarse de esa manera , no del juego.

Se trata de un juego de acción en que hay que disparar a diestro y siniestro a los robots que copan un laberinto mientras huimos de una bola sonriente e invencible llamada Evil Otto (si aparece vamos apañaos, yo me acojono vivo; como corre el tío). Se lo considera el primer gran shooter: sin él no habría Wolfenstein, ni Duke Nukem, ni Halo, ni Call Of Duty... Todos estos juegos se basan el el principio de Berzerk, y son hoy día el género dominante en nuestras PS4 y Xbox One.

La versión de Atari 2600, a cargo de Dan Hitchens, fue excepcional: respetaba lo básico del original salvo las voces digitalizadas y el sentido del humor del original (con el tiempo, algunos programadores han logrado hacer un cartucho con voces, con lo cual la conversión es completa): gráficos sencillos y dificultad endiablada, aplicando muchas variantes de juego, entre ellas un modo infantil donde los robots no disparan y no hay Evil Otto.


Dark Chambers (1988):




video


¿Un auto-clon de Gauntlet? Ni mucho menos. El prototipo de este juego que un programador mandó a Atari es dos años anterior a Gauntlet, y en Atari se basaron en él para hacer el juego. Arreglando la consiguiente demanda, según se dice, mandando al programador - John Palevich -  una máquina arcade de Gauntlet y llevando a cabo el lanzamiento comercial del juego, con la que se consideró pagado. Siendo el Gauntlet un juego muy complicado de llevar al mundo de los 8 bits, Atari decidió lanzar este juego en 1988 para su Atari 7800... Y para la 2600, ya que en en esos años había grupos de usuarios en todo el mundo (sobretodo en Europa) que seguían pidiendo nuevos juegos para sus viejas consolas, inasequibles al desaliento, y hay que decir que la familia Traimiel, entonces propietarios de Atari, se portaron bien con ellos.

No es un juego muy valorado por la fanbase de las consolas Atari (lo programó Adam Clayton, de una compañía con un poco de mala fama: Sculptured Software), y de hecho lo he puesto por preferencia personal. En esencia parece que Pedro, el de Heidi, se ha perdido en una mazmorra random y tiene que disparar contra unos monstruos que parecen espectros, después magos, después esqueletos, y finalmente cirujanos que lo persiguen porque no tiene al día su tarjeta del Seguro.

Bromas a parte, a mí me encantan los juegos de exploración, y este lo es. Por defecto tiene un ritmo bastante pausado, y es incluso relajante de jugar. Es el concepto del viejo Adventure, solo que llevado a un concepto más arcade. En la revista digital Yo tenía un juego también son grandes fans de esta joyita.


Defender (1981):




video


Otro juego no muy bien considerado por la fanbase que ha ido ganando adeptos con los años. Se trata de una sobria conversión de un arcade de la afamada compañía Williams.

El problema del que se que se quejaban los jugadores en su tiempo eran los flojos gráficos y los constantes parpadeos. Es verdad: los gráficos del Sr. Alan J. Murphy son pésimos. Una ciudad que solo son rectángulos azules puestos uno tras otro y unas navecillas que dan risa. Encima, el juego quiere emular la velocidad del arcade y todo parpadea que da grima.

Pero si parpadea es porque el programador Bob Polaro quiso imprimir a la versión de Atari 2600 la endiablada velocidad y acción del arcade. Y eso lo logra de sobras. Para mí es superior al Space Invaders, y mirad que es bueno: es un desafío constante que pone a prueba los reflejos del jugador, y es difícil pillarle el truco incluso teniendo una mecánica de juego sencillita. Sin embargo, estos shooters descerabrados son de lo más divertido que se ha creado, y este, simplemente, lo es. No te das cuenta y juegas una partida tras otra tras otra. Es sencillo, breve y salvaje. Poco más se puede pedir. Con sus graves defectos - tiene que admitirse - es un juegazo.

Además, inició la interesante serie de cómics DC Atari Force, basada en juegos de la casa, muy bien considerada en la actualidad, y que tuvo entre sus creadores a mombres míticos como los de Roy Thomas, Gerry Conway, Dick Giordano o Carmine Infantino. He aquí unos cuantos números escaneados en AtariAge, sitio web imprescindible para escribir esta tipo de artículos.


E.T. (1982):


Incluso los caballos televisivos lo saben

video


Uno de los dos juegos que se consideran detonantes del crack americano de 1982, es según algunos "el peor juego de la historia" (los hay mucho peores, claro está): un subproducto llamado a ser un proyecto millonario se estrelló por culpa de los ejecutivos de Atari .

La historia daría para un post entero, pero intentaré resumirla: contra los deseos de Ray Kassar (cagada 1), que consideraba una tontería hacer un juego de una peli que no daba para tal (y Kassar sabía bien poco de juegos) un grupo de ejecutivos de la casa quería hacerse con la licencia de E.T. cuando la peli aún se estaba rodando, y tanta fue la prisa de los ejecutivos de Atari que pagaron 25.000.000 $ de la época por los derechos para hacer un juego basado en ésta (cagada 2). Como condición sine qua non, Spielberg exigió a Atari que pusiera en el proyecto a su programador favorito de la casa, Howard Scott Warshaw, que había hecho un juego de Indiana Jones que había gustado mucho al Rey Midas de Hollywood, con la idea de que hiciera un juego basado en el concepto de Pacman, pero Warshaw realizó una especie de híbrido entre arcade y aventura gráfica (cagada 3) que no impresionó al director. El juego debía salir para Navidad, por lo cual el programador y su compañero Jerome Domurat tenían SEIS semanas para hacerlo cuando el tiempo necesario para completar un juego - cutre, encima - en ese tiempo era como muy poco 5 veces más (cagada 4), no se testeó (cagada 5) y encima se realizaron y enviaron 5.000.000 millones de unidades, gastándose un pastón, seguros de que el juego sería un éxito. Era tan malo que pocos picaron y muchos devolvieron el juego a las tiendas... Y las tiendas a Atari, que les tuvo que devolver parte del dinero gastado en comprar unos cartuchos inútiles. Se vendieron solo entre 1.000.000 y 1.500.000 copias del juego.

Total, que la leyenda dice que entre 3,5 y 4 millones de cartuchos de E.T. y otros juegos de Atari se encuentran enterrados en una parte del desierto de Nuevo México, en los alrededores de Álamogordo (eso sí, antes los aplastaron para que nadie los pillara y los cubrieron de hormigón). Recientemente, un documental ha hecho pasar la leyenda a hecho: se ha excavado el lugar y se han rescatado algunos cartuchos que se han subastado con fines benéficos. Algunos manitas han logrado incluso hacer funcionar unas pocas copias (lo que es una prueba los estandares de calidad de entonces en un tiempo en que la obsolesencia programada se ha instalado en nuestro mundo). Warshaw y Nolan Bushnell acudieron a la excavación, que fue todo un acontecimiento

El juego es... Pues un desastre. Una cosa incontrolable donde E.T, se cae constantemente por agujeros inexistentes, va a parar a Washington de golpe y porrazo y Elliott tiene que resucitarlo una y otra vez porque se muere solo y encima pierde todos los objetos (E.T. es inmortal, pero despistado). Y ya está. Mirad el vídeo. si incluso mi hermano se pasó 20 minutos jugando convencido que que iba a ganar por cojones antes de rendirse y eso que no le suelen gustar los juegos tan antiguos. Eso sí, se echó unas risas que no veas. Warshaw era muy, muy competente y seguro que de haber tenido más tiempo le hubiera salido un juego decente, pero él mismo reconoce hoy día que asumió un reto que le iba grande (pero cobró un montón y le dieron unas largas vacaciones pagadas, por lo que valió la pena al fin y al cabo).

Joust (1983):




video


De nuevo en Williams, a alguien se le ocurrió que podía ser una buena idea hacer un juego pensado esencialmente para jugar en compañía y protagonizado por unos bravos hidalgos montados en sendos avestruces voladores que justan y justan sin parar, lanza en ristre y ráfagas de huevos al ave situado a las 9 en punto.

Funcionó. Y muy bien. Y la 2600 tuvo una buena versión de este juego: Mike Feinstein y Kevin Osborn crearon una versión que pese a su simplicidad conserva la jugabilidad del arcade y su extraña física.

Solo o a dos jugadores, la lograda física del del arcade fue la clave del éxito, y aquí se mantiene a pesar de la extrema simpleza gráfica y los parpadeos. Hay que practicar un poco para pillarle el tranquillo a ir en avestruz, y, sobretodo, a atacar de frente (tienes que estar más alto que el adversario... De momento no recuerdo haber derrotado a ninguno con este método, prefiero atacar por detrás y por encima) pero una vez te acostumbras vicia mucho.

Missile Command (1981):





video


Algunos autores aseguran que visto en perspectiva, esta juego deja a todos los Survival Horror en nada: EE.UU., en plena Guerra Fría y un ataque con misiles de cabeza que se cierne sobre el país. Y solo podemos resistir. El juego no tiene otro final que la derrota y la destrucción, y sabemos que lo que estamos haciendo es futil: el enemigo gana siempre. El programador Rob Theurer asegura que tuvo pesadillas terribles mientras programó el juego. Me gusta esta lectura en clave sociopolítica.

Basado en una entretenido arcade de la misma Atari, la versión doméstica pierde dos elemento claves de éste: el control por trackball y la las tres bases, que quedan reducidas a una. Si habéis usado un trackball sabréis que usarlo en un juego es bastante complicadillo, y encargarse de tres bases... En el MAME es una pesadilla, realmente y nunca he disfrutado jugándolo.

Sin embargo, Atari dejó el juego en manos de una de las estrellas de la casa: Rob Fulop, fudador de la 3rd Party Imagic, y la idea de poner una sola base para ajustarse a los controles de la 2600 fue para algunos jugadores novatos una bendición, ya que usar joystick y tener que centrarse solo en evitar que las ciudades fueran destruidas resultaba mucho menos frustrante. Para compensar, Fulop puso 34 variedades de juego, entre ellas algunas mucho más rápidas que el arcade, lo que hacía que se mantuviera el desafío (y hay un modo infantil y todo). Con unos gráficos y sonidos que se acercaban bastante al original para los estandares de la época, vendió muy bien, y es una muestra de que a veces una conversión puede superar al original, al menos desde el punto de vista de los que somos unos garrulos al mando y machacamos botones en el Tekken.